HIDROMASAJE

 

Desde tiempos antiguos las civilizaciones han utilizado los hidromasajes con el fin mejorar la salud y sus beneficios están científicamente comprobados. Los hidromasajes estimulan la circulación, eliminan toxinas, alivian los dolores reumáticos, relajan los músculos contraídos, hidratan la piel y combaten la celulitis, además, por supuesto, de mitigan el estrés de la vida diaria.
El masaje de agua es una de las mejores formas de prevenir enfermedades y de acabar con los problemas de cansancio y estrés. La temperatura del agua oscila de entre 33 ºC y 38 ºC. En estas bañeras no se deben sobrepasar los 30 minutos de uso, siendo lo más adecuado entre 15 y 20 minutos.
El hidromasaje ofrece muchos beneficios a nuestro cuerpo, tanto a nivel físico como mental.

 

Algunos de estos beneficios de los que nos podemos aprovechar son:

 

  •     Ayuda a eliminar el estrés, uno de los grandes males de nuestro tiempo.

  •     El masaje que se recibe ayuda a calmar la ansiedad y a relajar la tensión muscular.

  •     El hidromasaje activa la circulación sanguínea.

  •     El agua caliente abre los poros, lo que facilita la eliminación de toxinas.

  •     La presión de los chorros de agua nos puede ayudar a combatir la celulitis.

  •     Ayuda a la regeneración de la piel, cicatrizando úlceras y heridas, y le da elasticidad.

  •     Darnos un baño de hidromasaje nos puede ayudar a conciliar el sueño más fácilmente.

  •     Aconsejables en casos de fracturas y lesiones musculares.

  •     Alivian los dolores de cabeza, las úlceras de estómago y los dolores crónicos.

  •     Fortalece los músculos.

  •     Ideal para mejorar la flexibilidad de las articulaciones.

  •     El hidromasaje tiene un efecto calmante y antiinflamatorio.

 

Fuente: www.vitonica.com